Ojos

Principio y fin

Sobre este eje la obra de Charo Bravo busca su génesis jugando con las formas. Pronto el símbolo por excelencia, el círculo, eterno principio y fin, se refleja a través de la mirada creadora que contiene en su seno el germen de la verdad. Esa verdad que transita abrazada al Arte como compañera inseparable camino de la perfección.

Un órgano, un sentido, un círculo imprescindible en la percepción de nuestra realidad. Nuestro mundo. Uno entre infinitos mundos. Todos necesarios para levantar universos por donde navegar en busca de nuestro origen. De nuestro principio y fin.


 

 

SUBIR